Amistad entre leon y hombres.



Esta es la historia de Christian un leon que crecio con dos jovenes amigos en Londres.
Christian se separó de sus padres a una edad temprana y fue puesto a la venta en Londres un centro comercial. El padre vino del zoológico de Rotterdam y la madre de Jerusalén, y vivía en el zoológico Ilfracombe. Cuando tenían cachorros, el zoológico los vendia.



John Rendall y Anthony Bourke, compraron a Christian en los almacenes Harrods el año, 1969.
John: “Vimos un anuncio donde se vendía un cachorro de León. Pensé que debíamos comprarlo. Llegamos a la sección de animales exóticos y lo vimos.



Antes habíamos hablado por teléfono con Harrods. Cuando llegamos allí, en una pequeña jaula estaba el cachorro de León. Fue magnífico. Era un precioso cachorro. Y decidimos comprarlo.
Durante casi un año, lo educaron como a un gran gato en la ciudad,en esa época no existían las restricciones de venta de animales exóticos como ahora existen, por ello que paseaban con el cachorro por todo Londres como una mascota más.



Comenzó a crecer demasiado,su aspecto se volvió más fiero debido a su melena, y aunque nunca hizo daño a nadie, era evidente que el animal era demasiado grande para vivir en un apartamento en una ciudad.



Bill Travers y Virginia McKenna, actores, entraron en la tienda de muebles que los jovenes poseían para comprar una mesa de pino. Bill había participado hacía poco en la película Nacida Libre, basada en la leona Elsa.
Al concer la historia Bill sugirió la idea de que fuera entregado en África al “Lion Man” George Adamson, en el Parque Nacional de Kora.
George, vió difícil la idea de llevar un león “de ciudad” a África.
Pero para George fue un reto y una historia aún más impactante y extraña que la de Elsa.
Él y su esposa Joy Adamson son más conocidos a través del libro y la película Nacida Libre, que representa a la verdadera historia de Elsa, una leona huérfana siendo cachorro. Criada y posteriormente puesta en libertad en la naturaleza, interpretada entre otros, por Bill Travers.


Los jóvenes se entusiasmaron, pensando en el bien del león.

Viajó a África en una caja hecha a su medida y John y Ace lo acompañaron para que no fuera tan traumático.
George encontró algunos problemas, como que no conocía el ruido o los olores y podría causarle problemas para reinsertarse con los demás animales.
Lo llevó cerca del río Tana, sin presencia humana y lo dejó junto a Boy, otro de los mansos de George, para que tomara conciencia y aprendiera de otro macho. Era bastante difícil que de la nada, supiera cómo sobrevivir y cazar por sí mismo.

Casi dos años después de liberarlo, sus amigos quisieron tener la oportunidad de ver de nuevo a Christian. George les advirtió de que tal vez ya no los reconocería, por el paso del tiempo.

Y ésto es lo que pasó:



En este otro vemos la historia resumida en imagenes: