Viviendo con lobos:



Seguimos con historias de dejarlo todo por algo, algo que te guste o ames, llegando al punto de dejarlo todo, incluso tu propia familia para conseguirlo,esta es la historia de:
Shaun Ellis,un biólogo autodidacta británico que decidió perder su condición de ser humano para mostrar que un hombre puede aún hoy convivir en armonía con la naturaleza, concretamente, con una manada de lobos.

le gustan los lobos desde que era niño. Por eso, en cuanto creció se especializó en ellos y comenzó a hacer visitas nocturnas a algunos bosques británicos, donde, escondido entre los árboles, se dedicaba a grabar los sonidos de sus bestias favoritas. Al tiempo se decidió a salir de su escondite y empezó a acercarse a los lobos.Entonces pensó que la mejor manera de entenderlos era vivir como ellos.Tanta fue su dedicación que su pareja y sus cuatro hijos lo abandonaron. Aunque realmente fue él quien los dejó para vivir con los animales.

primero pudo convivir con ellos fue en el parque Nez Perce, en Idaho, Estados Unidos. Allí se quedó siete años, compartiendo con un grupo de indios locales y gruñendo, durmiendo con los lobos. Y luego volvió a Gran Bretaña a hacer lo mismo. De esas experiencias nació un libro sobre el lenguaje de los lobos, que Ellis, según contó la BBC, dice dominar.
Ellis de verdad se ha metido en la piel del lobo. Hace poco menos de dos años encontró a unos cachorros abandonados por su madre y decidió criarlos. Les puso nombre –Tamaska, Yana y Matsi– y se “encerró” con ellos en el parque Combe Martin, en Devon, Inglaterra. Allí se volvió su madre: decidió criarlos él mismo en cautiverio.




Durante diciocho meses, Ellis se convirtió en la madre adoptiva de estos lobeznos, y en el macho dominante de esta manada, enseñándolos a aullar, a comer primero dándoles la comida de su boca (imitándo una regurguitación para similar las condiciones naturales de cria) y a cazar después, jugando con ellos, enseñándoles disciplina y su posición jerárquica dentro del grupo etc, tratando de saber si sus lobos podrían, con su adoctrinamiento, vivir en libertad, ser capaces de sobrevivir en un hábitat en teoría salvaje, compitiendo por su supervivencia frente a otras manadas de lobos y depredadores que se revelan mucho más salvajes que los propios lobos, como el hombre.



Ellis lo perdió todo para dedicarse a lo que creia que tenía que hacer: su familia, su hogar, su posición dentro de la sociedad... todo aquello a lo que un hombre teóricamente aspira en la vida: renunció a ser parte de la soiedad humana para convertirse en parte integrante de una manada de lobos.

“Él realmente es un hombre lobo. Nadie más puede acercarse a esos animales como él lo hace”, aseguró Bernard Walton, el productor del documental que filmo la National Geographic.



Él ha contado que cuando está con los lobos deja sus emociones en suspenso porque los lobos no tienen emociones, según su impresión. También ha confesado que cuando deja la manada le cuesta volver a interactuar con otros seres humanos.

Su vida es con los lobos. Ha dicho que aunque lo crean loco, él va a seguir con lo suyo. Piensa que así, tal vez, la gente podrá entender que los lobos son pacíficos y que es posible interactuar con ellos. Sólo hay que conocer su lenguaje. Y ahí está Ellis para contar cómo hablan los lobos.

SI HABEIS DISFRUTADO DE LA HISTORIA NO DEJEIS DE VER ESTE VIDEO
Es simplemente genial lo podreis ver en accion con sus adorables amigos: