La persona con más "piercings"






Pues es una mujer se llama Elaine Davidson es originaria de Brasil aunque vive en el Reino Unido y por lo visto le gusta estar atravesada por miles de objetos de metal ya que se calcula(por que nadie se pone de acuerdo en cuanto al numero)que tiene colocados en su cuerpo unos 4000 piercings.


Su sueño era aparecer en el Libro Guinness de los Récords y lo ha conseguido. Ya es la mujer con más piercings del mundo. Desde la lengua hasta los pies, pasando por la cintura, el pecho y las piernas, le quedan pocos lugares que no haya decidido agujerearse.
Elaine Davidson, una brasileña que vive desde hace 10 años en Edimburgo, ha logrado lo que más quería. «Mi sueño se ha hecho realidad», comentaba orgullosa en la VI Convención Ti- Tatoo celebrada el pasado mes de agosto en la localidad suiza de Lugano.

En este certamen, Elaine fue la triunfadora. Allí se dejó querer y admirar por los fotógrafos de la prensa y los particulares, que no la dejaron tranquila ni un momento, parandola para inmortalizarse junto a ella y llevarse un recuerdo de tan peculiar personaje.
Lo más curioso de todo es que ésta no es una afición que le venga a Elaine de toda la vida; muy al contrario, Davidson comenzó con este original hobby hace muy poco. Se hizo su primer piercing hace tan sólo cuatro años y desde entonces no ha parado.esta chica que asegura que una vez se agujereó ella misma 85 veces alrededor de la cintura en tan sólo dos horas. Además, afirma tener un total de 3402 perforaciones porque en ocasiones, «hay que repetir dos o tres veces. En el cuello y en el tórax tuve que intentarlo hasta ocho veces».Todo esto hace que Elaine llame la atención a primerísima vista, pero aún más impresionante que lo que se ve, es lo que no se ve aunque ella no lo esconde. De todos los pendientes que tiene Elaine, una cuarta parte se encuentra en su zona genital. En total son unos 500, cifra que deja atónitos a los que la escuchan hablar. Cuando lo cuenta, la pregunta es inevitable, «¿no te duele?». Elaine, con toda naturalidad, afirma que sí, que le duele, pero no le importa: «Me gusta el dolor, me encanta». Además, añade, como si fuera lo más normal del mundo, «bueno, también duele en otras partes del cuerpo, ¿no?». Eso sí, afirma que la vez que más dolor sintió fue cuando se hizo su primer piercing en el clítoris: «Me costó una semana recuperarme». No es para menos.


Y como lo de esta chica es el dolor, no podían faltar en su cuerpo los tatuajes, de todos los tipos, colores y tamaños, que, repartidos también por toda su piel, terminan por completar el mosaico de colores y adornos que componen su cuerpo dándole tan peculiar imagen.

Elaine, además, es una chica con suerte ya que, dado su afición, no sería de extrañar que las infecciones, las anestesias y alguna que otra visita al médico formasen parte de su día a día habitual, pero no, según asegura, nunca ha tenido ningún problema, «¡ninguno!», recalca.
Aunque no todo son ventajas. Según dice, el mayor inconveniente, y lo que más le preocupa, es que le roben sus joyas, porque claro, ¿cuánto pueden costar todos los adornos que lleva esta mujer?
Otro inconveniente, aunque a ella le da igual, es que no a todo el mundo le gusta esta nueva moda. De hecho, algunos de sus compatriotas aseguran que más que pasar miedo cuando viaja a Brasil, el problema es que ella asusta a la gente cuando pasa por su lado. Probablemente sea cierto, ya que ella misma asegura, riéndose, que más de una vez ha visto un accidente por su culpa: «La gente se queda paralizada con mi imagen y se distraen cuando están al volante».

Os dejo con este video en el que ademas de verla con sus piercings podemos verla andando sobre cristales haciendo flexiones sobre clavos y introduciendose una espada en la lengua:

1 Comment:

JULIO CESAR said...

SIMPLEMENTE FELICITARTE POR EL INVALORABLE APORTE QUE HACES A LA CULTURA E INFORMACIÓN. GRACIAS